viernes, 15 de octubre de 2010

Este día de la Madre....

Hace un año ya que Isabella se fue de mi vientre, de mi vida y sentí que con ella me arrancaban el corazón. Tan ilusionada la esperaba y deseaba festejar el primer día de la madre en familia. Me quedé vacía, ya no la tenia en mi panza, tampoco en los brazos y sentí que la vida de repente me había quitado todo lo que siempre había deseado.
Hoy un año después, casi coincide la fecha en que me despedí con el día de la madre. Parece ironía del destino o una lanza que quiere atravesar directamente mi corazón como si ya lo vivido no lo hubiera dejado destrozado, por si quedaban dudas, te lo vuelvo a romper. Y asi paso todo el año temiendo llegar a esta fecha trágica para mi que encierra tantos miedos, tristezas, lágrimas.
Mucha gente me dice que soy Mama de un ser de luz que esta en el cielo, es fácil decirlo cuando uno no es el que vio partir a su propio hijo. Y después pensé en todas aquellas personas que jamás pudieron concebir un bebe en su vientre y se quedaron en el deseo. Ellas nunca llegarán a ser Mamás?- me pregunté
Y la verdad es que creo que ser Madre va mas allá del concepto tradicional que tenemos en nuestro esquema mental. Ser Mamá implica mas que un vínculo filial. Podemos ser Mamás de nuestras Mamás, de nuestras amigas, de nuestros hermanos. Solo hace falta amar con el alma, desear el bien, cuidar, respetar en la individualidad al otro, permitirle crecer y equivocarse. Ser Mamá es desear tener un rol protector para con alguien a quien nos une un lazo que no se describe con palabras. Se ,como yo, que hay muchas mamás con los brazos vaciós y la esperanza de un reencuentro con aquellos hijos que no están. No vivamos este dia de la Madre con mas tristeza de la que tenemos, les propongo este año abrir los brazos para aquellos otros hijos que nos regaló la vida y elegimos amar.

domingo, 3 de octubre de 2010

Un homenaje a todos los papas que tambien sufren

La fe y sus infinitas fuentes

No soy de las personas que se conforman con poco, tampoco de las que quieren ir mas allá de sus limitaciones. Soy consciente de quien soy y de lo que puedo, por que reposé en el fondo de mi pozo y me he vuelto a levantar. A sorpresa de algunos, ante la admiración de otros, no busco en los demás esa fortaleza que me ayude o reconfirme que puedo. Busco en mi interior esa voz que me guia hacia adelante para no claudicar. Muchos podemos darnos por vencidos a mitad de camino, pero eso significaría rendirnos antes de tiempo. Cada uno sabe en su interior cuanto mas puede dar. Se que cuesta, duele, cansa. Pero les aseguro que esa agania no ha sido en vano. Como un proceso misterioso e imperceptible nos cambia por dentro, nos modela, nos transforma hasta convertirnos en algo que no eramos pero seremos.
No creo en Dios, eso no significa que no crea en algo. Creo en mi, en el valor y en la fortaleza que he construido en mi interior a pesar de la adversidad. Algunos pensarán que es un pensamiento agnostico, yo prefiero no dejarle a Dios la responsabilidad de mi vida para luego conformarme con un "Dios así lo quizo". Si es cierto que he tenido que aprender con humildad que determinados hechos de la vida son y no podré cambiar. Pero no porque alguien lo haya pensado así, sinó por que en esta vida las cosas simplemente suceden para bien o para mal y uno tiene que encontrarles ese sentido oculto para poder subsitir y no perderse en el sentimiento.
pero solo aquel que ha apostado en esta vida por los valores mas altos son aquellos que se han animado a ganar.

martes, 20 de julio de 2010

Te recordaré por siempre

Pensé que todo sería mas fácil después de 9 meses de agonías. Cada mañana me despierto despidiendo tu ausencia. Es increíble el espacio que puede ocupar un recuerdo en la vida de los que nos quedamos acá. Particularmente no dejo de extrañarte. No hay momento en que no estés presente en mi vida. Dejé de escuchar a la gente que me dice que siga adelante, como si pudiera borrar esos 9 meses de crearte y estos 9 meses de continuas despedidas.
Hay tantas cosas que duelen que no podría ni acabar contándolas. Si, uno se pone mas sensible, quizás hasta hipersensible. Pero no es algo que pueda "moldear" no es una faceta de mi carácter. Es la profunda herida de una injusticia de la vida que jamás sabré como explicarme y explicarte.
Se que la gente espera que ya no hable del tema, o que me alegre con panzas ajenas.(como si otro bebe cerca quitara la pena en el alma que tengo desde que te dije adiós). Estoy cansada de explicar que por mas optimista que quiera ser, tu ausencia me oprime el pecho, me asfixia, me invalida. Sufro de momentos de intenso dolor, horas de silencio poblado de imágenes, sueños y deseos truncos que ni ayer , ni ahora ni mañana podrán concretarse. Y es esa sensación constante de desconsuelo mezclada con alguna que otra alegría.
Extraño esa felicidad que disfrutaba antes de entrar en este camino de sueños rotos y a pesar de que muchos crean que me hace mal la felicidad ajena, solo se me ocurre rogar a la divinidad que nadie tengan que pasar por lo que nosotras pasamos. Y aún así me sorprendo con lo poco comprensivos que pueden ser incluso las personas que están mas cerca de uno y han vivido tu adiós desde segunda fila. No solo he tenido que dejarte ir, sino también a todas aquellas personas que no tuvieron el valor de acompañarme o sencillamente les pareció que el proceso tenia fecha de vencimiento y se quedaron en el camino.
Otras en cambio, han estirado su mano y su corazón para ayudar a sanar el mío. Personas que resistieron la tristeza, acompañaron en silencio y brindaron su cariño de modo desinteresado.
Será verdad que me las enviaste vos?

lunes, 17 de mayo de 2010

Que decir frente al dolor?

Como consolar a un amigo en duelo
1-Escuchar primero: Hazle saber que usted está presente y disponible. Cuando la persona se abra al diálogo, quédese atento y guarde silencio.

2-Esté preparado para ayudar a la persona a enfrentar el dolor y la tristeza, no los evite: El objetivo es ayudar a la persona, entenderla, trabajar a través de sus sentimientos, no pasarlos por alto.

3-Evite decir cosas que lo hagan sentir mejor a usted: Ej.”se exactamente lo que sientes” Rara vez es cierto y trivializa el dolor de la persona que lo padece. Aún si has experimentado algo similar, ninguna experiencia es exactamente igual. Si no hay nada que decir, simplemente esté presente con la persona

4-Muestre respeto con Honestidad: No trate de responder sobre los misterios del universo o fuerce sus creencias sobre la persona. Sea claro sobre las limitaciones sobre su capacidad. Esté preparado a dejar preguntas sin contestar. El consuelo no implica tener todas las respuestas, sino soportar la carga ajena.

5-No ponga palabras suyas en boca de Dios: Evite decir,”esta es la voluntad de Dios”, o “este es parte del plan divino”. A menos que lo haya escuchado directamente de El, no lo diga.


Como hacer frente a la pérdida y el dolor

Toda pérdida puede causar dolor, sentimientos de confusión e incertidumbre.. Estas respuestas son normales.

1-Familiarícese con las etapas del duelo: Los expertos identifican: negación, rabia, negociación, depresión y aceptación. Algunos agregan esperanza como sexta etapa.

2-Exprese su duelo: Modos saludables incluyen llanto, mirada fija hacia ningún lugar por tiempo extendido, meditar, gritar, dormir. Explosiones de risa también son apropiadas y no se las debe juzgar duramente.

3-Identifique alguien en quien confíe para hablarle: Personas disponibles podrían ser su esposa, amigos, parientes, pastor, consejero, doctor.

4-Elija un modo personal de conmemorar la pérdida: haga un collage de fotografías, done a una iglesia, confeccione un libro de recortes en memoria para honrar a la persona. Esto ayuda a comenzar a sanar sin quedarse estancado en el dolor.


Texto extraido: "Episcopalian Handbook" 2008 Church publishing www.churchpublishing.org

domingo, 16 de mayo de 2010

Exito en la adversidad

Voy a dejar de mirar para afuera y me concentraré en mi interior, en la posibilidad que tengo de afrontar lo que me pasa y sobreponerme. En psicología lo llamamos resilencia. Es la capacidad que tenemos para hacer frente a la adversidad y salir fortalecidos. Para ello, no solo tengo que luchar día a día con el recuerdo de mi hija que no está, sino también intentar hallar algún indicador positivo para que esta experiencia me permita enriquecerme.
Se que sería mas fácil resignarme a que el dolor me supere y la corriente me lleve. Pero no estoy dispuesta a dejar el rumbo de mi vida a la deriva. Si algo aprendí es que las cosas, en mi caso, siempre me costaron el doble. Y no lo digo con despecho, lo digo con convicción. Cuando miro alrededor, las realidades son diferentes y aunque muchas veces piense que las cartas están barajadas con premeditación, a todos en algún momento nos toca perder. Si estamos esperando que las cosas buenas pasen y no tenemos un rol activo para lograrlas, difícilmente sucedan. Nadie es totalmente culpable de lo que nos lastima, hasta cierto punto, puede que lo sea. Sin embargo, siempre habrá un porcentaje de nosotros que será protagonista en el desenlace de nuestra vida.
Y por más que sienta en este momento, que todo me está pasando a mi, mañana esta situación de dolor sin dudas me dejará un aprendizaje. Hoy soy mas fuerte que lo que fui ayer. Tengo más certeza de quienes estuvieron a mi lado. Elegí nuevamente con quien quiero continuar mi vida. Mi horizonte está cada día mas claro. Tengo una segunda oportunidad y me siento afortunada.

viernes, 14 de mayo de 2010

Si quiero?

Cuando uno promete "para toda la vida" al casarse, no dimensiona realmente a que se está comprometiendo. Todos decimos :"si quiero", pocos cumplimos el "si debo".
Mas allá de estar en contra de los convencionalismos sociales en los que todos estamos inmersos, seguí lo que dictaba mi corazón y me casé por segunda vez. Claro está que la primera no solo no era plenamente consciente sino que sabia que tarde o temprano "ese amor" no sobreviviría varias tormentas.
Hoy me pregunto si la cantidad de tiempo que pasamos con nuestro amado puede pesar mas que la calidad del mismo. No solo se trata de dormir en la misma cama, irnos de vacaciones juntos y pasar momentos de felicidad. Creo que, para que uno puede realmente amarse de por vida, debería ser necesario afrontar alguna que otra lluvia y ver como reacciona el otro. Es el presente el mejor indicador para vislumbrar el futuro? Si. SI con mayúsculas. Ahora: si a esa ecuación literaria le agregamos situaciones de dolor, el panorama es mas completo.
La mayoría de las parejas enfrenta situaciones adversas luego de muchos años, y descubre en el otro un ser humano diferente al que eligieron. El sufrimiento puede llevarnos a situaciones límite permitiendo que aflore todo lo que estaba guardado, escondido o reprimido. Y es allí donde el verdadero amor se pone a prueba. Si a pesar del dolor, la tristeza y la desesperanza, encontramos compasión, empatía y admiración sabremos que elegimos correctamente.
No importa cuantos años estemos al lado de la otra persona si cuando debiéramos hacernos responsables, nuestras acciones no acompañan lo que decimos sentir. En los momentos mas difíciles es en donde evidenciamos realmente el compromiso que asumimos.

jueves, 6 de mayo de 2010

Hasta cuando?

Cuando es el momento en que decimos basta? Cuanto uno puede tolerar extrañar, llorar, sufrir, amar, sobrevivir?
Creo que a pesar de que uno tiene que convivir con la triste e injusta realidad de habernos quedados solos, sin esa personita que llenaba nuestro mundo, inevitablemente se presenta el día en que tocamos fondo.
Nos vemos envueltos en confusión, tristeza, desengaño y oscuridad. No importa cuanto duren estos sentimientos…. Lo importante es que los mismos no duren para siempre.
En parte porque cada uno es responsable de su propio camino, la elección de sobrevivir siempre depende de nosotros y la no reacción implica aceptar ese pozo en que nos encontramos y refugiarnos en el. Claro está que esta segunda opción no nos beneficia, también se aleja de la posibilidad de superar este hecho.
Esto no quiere decir, que de tanto en tanto, el dolor nos supere y nos desborde. No está mal. Probablemente nos lleve todo lo que nos queda de vida, aceptar este hecho con humildad. Pero hay que intentarlo.

martes, 4 de mayo de 2010

Elaborar no es repetir

Ya dijimos en alguna oportunidad que el duelo es único y singular dependiendo el que lo vivencie. Ya lo escuché demasiadas veces y lo leí en muchas páginas que se dedican a repetir las mismas palabras. A pesar de creer que no hay mucho contenido profesional en muchos de estos textos, la realidad es que en psicología, la repetición sirve en la elaboración del duelo. Siempre y cuando a esa repetición le agreguemos elaboración. Que significa entonces “elaborar el duelo”?
Poder poner en palabras un hecho y otorgarle un nuevo significado a la situación.
Cuando los sucesos a los que nos tenemos que enfrentar resultan muy dolorosos, muchas veces se necesita volver una y otra vez a esa “realidad” que es inconcebible. Salir del shock inicial en el que nos encontramos y “entender” lo que está sucediendo en términos reales.
Cada vez hay mas teorías acerca de las diferentes maneras en que una persona puede “elaborar” su propio duelo. Y nos alejamos entonces de los conceptos analíticos con los que Freud intentó definir el duelo para referirnos a las acciones cotidianas por medio de las cuales podemos elaborar los hechos traumáticos.
Mucho se ha hablado del poder de la escritura expresiva y la palabra en los grupos.
La escritura expresiva moviliza al sujeto, a través de las palabras que se vuelcan en papel, logrando muchas veces la reconstrucción del hecho en nuestra psiquis facilitando la elaboración del mismo. Que quiero decir con esto? Enfrentar este hecho concreto que me duele, vehiculizarlo a través de lo que sienta en el interior permitiendo reconstruir aquello que quedó en pedazos para darle un nuevo significado. Será diferente según la persona que lo realice. Claro está que expresarlo solamente no contribuirá al procesamiento positivo del mismo si no está acompañado de elaboración. Entonces la escritura permite volcar esas emociones habiéndolas procesado previamente.
Similar caso sucede en los grupos de autoayuda. Hablar de lo que nos pasó con personas que han pasado situaciones similares contribuye en la “aceptación” de esto que nos sucedió. Sentirnos comprendidos y parte en un grupo humano que ha vivenciado experiencias similares puede ser muy útil en etapas iniciales del duelo. Eso no quita que por mas que repitamos lo que nos sucedió 1000 veces “elaboremos” el hecho traumático. Repetir como dijimos no es sinónimo de elaborar.
Ya sea que adoptemos la escritura expresiva o los grupos terapéuticos para sobrellevar el dolor, lo importante es poder darle un significado distinto encontrando en nuestro interior el aprendizaje mismo que nos permita crecer como personas.

lunes, 3 de mayo de 2010

Un brindis por nosotras

Llegó el día. De a poco fuimos haciéndonos a la idea que festejaríamos… Difícil no?… que festejar? El dolor? La tristeza? La pérdida?
No, festejamos el encontrarnos todos en un lugar que se ubica en nuestros corazones, festejamos haber sido portadoras de vida, festejamos sin sentir vergüenza. Plantamos nuestro granito de amor y no de arena. Avanzamos un paso mas hacia el reconocimiento del dolor que existe en una madre aun cuando su bebe no lograra quedarse en este mundo.
Dimos un gran paso desde nosotras mismas.
Muchas nos sentimos extrañas, con una mezcla de felicidad y de tristeza. La felicidad provenía seguramente de nuestro interior, de nuestros recuerdos, de aquella felicidad que nos inundaba cuando teníamos a nuestros hijos. Lo triste y trágico es que no estén. Pero es justamente lo que no podemos cambiar.
Dimos a nuestra realidad un matiz distinto, pintamos de color un día gris en nuestra agenda.
Cuando comencé el blog, jamás pensé hacerlo público. Nunca creí que otras personas quisieran leer lo que tenia para decir sobre la muerte y el adiós. Me sorprendo cada día con los mails que me envían muchas mamás que se han convertido en confidentes… Hoy, un día después del International Babylost Mathers day, 1000 son los seguidores del Facebook!! Y como dice mi amiga Lucia: “Los amigos se vuelven extraños y los extraños amigos” y creo que nos ha pasado a muchas.. Nos hemos encontrado y hemos crecido. Estamos juntas a pesar de la distancia, de lo físico. Entendimos que el afecto no tiene fronteras ni límites. Nos superamos a nosotras mismas sobreviviendo la realidad que muchas veces nos ahoga.
Celebro el espacio en común que surgió, las charlas compartidas, el amor que flota en las páginas y los comentarios del blog. Celebro ser mujeres distintas, más sabias, mas humanas.
Celebro habernos conocido y seguir viviendo.

viernes, 30 de abril de 2010

Se puede también ganar

En tiempos como los de hoy, es bueno saber que uno cultiva la espiritualidad. Puedo decir que hay momentos en que es mas difícil seguir que otros. Al menos en mi caso, he descubierto una parte de la vida que estaba escondida en mi interior. No se si todos tienen la dicha de amar incondicionalmente a la distancia, haber encontrado aprendizajes incluso en la pérdida mas difícil que es la de un ser querido.
Dejé de mirar el jardín del vecino para empezar a enfocarme en lo que puedo plantar en el mío. No se si ese verde intenso que yo veo desde lejos es así en realidad. Uno tiene que estar allí y aún así jamás lo sabríamos con exactitud. Eso no quita que muchas veces me sienta triste o enojada con la vida. Se que para volver a ser feliz tengo que al menos, intentarlo. Si, implica esfuerzo y depende de nosotras.. Quien dijo que viene sola?
Es un ejercicio que llega después de mirar en nuestro interior y encontrar tesoros en ese espacio que quedó vacío… Cual náufragos.. en vez de esperar que nos lleve la marea o ahogarnos, presentemos batalla. Sumergirse en el océano del dolor, la tristeza y la soledad puede transformarse en una experiencia enriquecedora.

domingo, 25 de abril de 2010

Llego el momento?

Hace mucho que no escribo. No es que quiera dejar atrás lo que pasó, pero tengo necesidad de continuar con mi vida, con mis rutinas, repensar mis sueños.
La vida siguió para todos y tengo que subirme al barco en el que todos parecieran navegar. Ya no puedo continuar viendo pasar los días sin siquiera intentarlo. Pasaron varios meses, y aunque no hay un tiempo “normal” para estar en duelo, y no se cuanto durará el mío, siento que llego el momento, no se si tendré ganas de andar el mismo camino. Solo se que tengo que volver a sentir la brisa en mi rostro y no solo la sudestada.
Estoy en proceso de reflexión, necesito saber donde irá mi vida y sentarme en el timón para poder dirigir. No quiero andar a la deriva, no quiero dudar si retomo o vuelvo a empezar. Quiero planear mi ruta con mapas, brújula y todo. Y si es como dicen algunos, quizá vea en el cielo aquella estrella que es solo mía y me guíe durante este viaje.

viernes, 16 de abril de 2010

Que lección toca aprender?

Santi plantó dos plantas. Tienen flores. Raro en invierno. Creo que en el fondo quiere que yo florezca. Se que le gustaría que fuera feliz a pesar del dolor. Tuve que escribir mil veces hasta lograr que salieran palabras de aliento. Hoy no vi el sol. Mi día fue gris, muy gris.
Trajo sus plantas, una más chica y otra más alta... como si fuéramos las dos, flores de su jardín. Se lo que piensa cuando lo miro a los ojos. Se que el sabe que ella está. Pero yo no la siento, no puedo tenerla a mi lado como el la tiene. Hay soledad.
Miro mi balcón y ahí las veo juntitas, las dos flores de invierno. Será así?
Lo único que puedo ver además de la tele, en esta posición horizontal, es el balcón con las macetas.
Ya dije que no creo en las señales. Pero no puedo imaginarme superar este dolor sin su compañía.
Empecé a ser feliz cuando entendí que no necesitaba más de lo que tenía.
Que me toca aprender ahora?

Poema para Isabella de su Tia Naty

Como una estrella sos pura luz
Como una estrella siempre estas dia y noche aunque no te veamos
Como una estrella nos guias en nuestro camino de la vida
Nos das todos los dias una leccion: nos enseñas cuales son las cosas que realmente importan
Haces que nos empecemos a conocer de otra forma, mas humana, mas sensible, con mas empatia...
Tan chiquita y tantas lecciones nos das!!
Gracias estrellita, gracias Isa por marcar nuestro camino de una manera fugaz pero a la vez eterna, no somos igual que antes, ni mejores ni peores, simplemente distintos porque tu paso no fue indiferente en nosotros.
Gracias por ser
Te quiero!
Na (Tu tia mas joven!!)

Duele

Duele saber que pasó y no haber podido cambiarlo. Muchas veces el sentimiento de culpa se apodera de nosotras justamente cuando somos inocentes.A pesar de que ya se cumplen 6 meses siento que la gente te olvidó. No es que me interese lo que piensen. Me parece injusto. El tiempo pasa y yo cada vez me alejo más de aquellos momentos en que fui feliz.No quiero mirar para atrás y recordar.Tampoco quiero mirar adelante y soñar.Ya estuve ahí y creí que todo iba a estar bien.
Y acá me encuentro.. mes a mes.. cada dia 15, atrapada.
Queriendo que mi realidad fuera diferente de lo que es,
Deseando que la vida me de revancha,
buscando una salida a este dolor que no cesa.

sábado, 10 de abril de 2010

Yo te tengo a vos

Si pudieras leer mi mente entenderías que no existe posibilidad de olvido, ni deseo de dejar atrás lo que pasó. Lo vivido me persigue, me acecha. Nuestra propia sombra se transforma en enemiga.
Y aunque quisiera no puedo olvidarte, menos superar tu pérdida. Tu recuerdo me traiciona cuando duermo, me despierto con tu imagen alejándose, despidiéndote.
Que hoy no estés aquí no es consecuencia del destino, no hay un Dios que te haya quitado de mi lado por alguna razón. Es la no explicación de una injusticia que me dio la vida, un cachetazo a la ilusión de ser feliz finalmente y poder morirme en paz por haber hecho realidad todo lo que alguna vez soñé.
Capaz si estuvieras, mi vida sería tan perfecta que ni yo creería que fuera cierto. Algunas personas tienen dinero, otras bellezas, otro éxito...Yo con todo el amor del mundo te di vida.

sábado, 3 de abril de 2010

Quisiera

Quisiera ser como aquellas personas que dicen: "soy feliz con tan poco".
Quisiera dejar de ver la mirada de tristeza en la cara de los demás cuando me miran. Quisiera que entendieran que yo no solamente perdí. Me perdí también.
Y tengo el trabajo de encontrarme para continuar. Volver a sentir porque sigo anestesiada o muy sensible. Y lidio día a día con la tristeza y la necesidad de salir adelante.
Quisiera que al menos los demás pudieran ver en mí, el hecho de descubrir que la vida tiene varios significados y depende de mi completamente el valor que le de.
No se si alguna vez entenderán que a nosotros todo nos cuesta el doble. Vivir, sentir, amar, extrañar. y que ya no tenemos esa ilusión que teníamos antes de aquella despedida.
Solo nos queda la esperanza del reencuentro y el dolor agudo e intenso del desconsuelo.

jueves, 1 de abril de 2010

La felicidad ajena no me hace feliz hoy

Quiero que sepan que yo hoy no estoy en condiciones de festejar la felicidad ajena. No puedo ver bebés, ni panzas ,ni gente demasiado feliz que viene a contarme lo bien que le va en la vida. Lamentablemente el dolor no se cura en unos meses. No esperen que me alegre con sus noticias.. todavía la mía me lastima por dentro.
Entiendan que los sueños que ustedes tienen, yo también los tuve y fueron arrebatados...
Y hoy con los brazos vacíos, me siento presa de esta pena que no me permite ver mas allá de mi propio dolor. Lamento no estar para acompañarlos en sus alegrías. Pero esto es lo que me tocó y sigo intentando aceptar la pérdida.
Aunque parezca que estamos bien, lloramos muchos días y no hay consuelo para este desenlace. Traten de entender que ya no somos los mismos que éramos. Y al menos yo, no puedo aceptar la voluntad del Dios que ustedes dicen adorar. La cruz que nos toca es demasiado pesada para seguir cargándola. Por lo tanto, les agradeceré que no me envíen mas mensajes con contenido religioso.
Y si alguna vez llegan a padecer la traumática experiencia de perder un hijo, sabrán que tengo razón y seguramente todas sus creencias se quebrarán. Solo entonces podrán entender por que no podemos ser felices a pesar de hacer el mayor esfuerzo.

sábado, 27 de marzo de 2010

Un deseo

Hoy quisiera pedir un deseo.
Por todos aquellos como yo, que desean desesperadamente encontrar paz en sus corazones, que transitan el camino incierto de no saber si el cielo existe para encontrarse con los que alguna vez amó y la vida arrebató.
Por todos los que aún tienen esperanza en el mañana y la transmiten, por aquellos que han sufrido más de una pérdida y siguen adelante.
También pediría por aquellos a los que la vida nunca les enseñó esta lección que me dio a mi, y que no se si es castigo u oportunidad. (hasta ahora).
Pediría por aquellos que se fueron, estén donde estén…
Un solo deseo: que la vida les de el equivalente de lo sufrido en felicidad.

Cuanto cambiamos...

Extraño la liviandad con la que vivía antes de que la vida me pusiera en esta situación sin retorno. Extraño despertarme y ser feliz sin recordar que somos tan efímeros y que nuestro paso en este mundo es tan fugaz que apenas alcanzamos a dejar huella. Quisiera no estar atada a esta posibilidad de elegir no estar mal para sentirme simplemente bien. La libertad se me impone de una manera tirana y cruda. Y tuve que llegar a donde estoy para darme cuenta que todo este tiempo, que pensé que era libre, estaba atada. Y que desconocía lo que era realmente sufrir por amor. Hubiese querido nunca tener que aprender de esta manera que lo material solo es un medio para estar mas cómoda solo cuando el corazón está contento.
Quizá al final del camino entienda que esta enseñanza solo se aprende realmente cuando se acepta con humildad.

viernes, 19 de marzo de 2010

Nunca digo adios

Nunca fui muy buena con las despedidas, siempre digo: "Hasta mañana.". no importa donde viaje. Si soy yo o es otro.. No soporto despedirme
A veces siento que todas aquellas personas que ocupan mi mundo, todos los afectos cercanos se terminan marchando. Se que es parte de la vida aceptar que se van. Sea al Japón a San Pablo o al cielo. La cuestión es que se van. Y todavía no puedo manejar la despedida. Los afectos que vienen acompañados con el Adiós y la necesidad insatisfecha.
Cuando estaba en el último trimestre de embarazo, sufría horrores porque sabia que Tío Toto (como yo le digo a mi cuñado) se iría a Montevideo a buscar una mejor calidad de vida. Pensaba como estando tan lejos nos íbamos a ver, que no iba a poder ver a su ahijada crecer y que yo iba a extrañar las noches en que me hacia compañía. Isabella y el jamás se conocieron.
Después de la partida de Isabella, todas las partidas se me hacen difíciles, aterradoras, remueven la tristeza de la despedida no deseada, la injusticia en algunos casos y la lejanía física cuando muchas veces es tan necesario el contacto.
Ahora se va mi amigo Martín, al otro lado del mundo,.Después de años de amistad estrecha y muchos afectos compartidos tengo que decirle adiós.. al menos por tres años que planea quedarse . No se como voy a seguir con mi vida sabiendo que esta tan lejos y que cada vez que esté triste el no va a poder estar al lado mío mientras lloro o no va a poder compartir mis alegrías. Se va y en el fondo, no creo que vuelva. Eso es lo que mas me duele.
El otro día el tío Ale (el otro cuñado que tengo ) me dijo por skype que se iba a vivir a San Pablo. Le dije que no, que ni se le ocurriese hacer una locura así… que yo no estaba para soportar mas despedidas.. que no podía procesar todas las que estaba teniendo y que lo necesitaba. Capaz lo piensa mejor y se queda.
No podemos controlar que hacen los que amamos… cada cual debe optar por un camino.. a veces distinto… otra senda u otro continente donde caminar y tenemos que aceptarlo.. Por mas difícil que sea vivir sin la presencia física del otro. Sin embargo, creo firmemente que debemos expresar lo que sentimos, en una de esas el otro se da cuenta de cuanto lo queremos o lo necesitamos solo cuando podemos expresárselo.
Yo mientras escribo estas líneas, lo sigo procesando para ver si algún día puedo decir adiós sin llorar, deseando con el corazón que el camino elegido los lleve exactamente donde quieren estar.




miércoles, 17 de marzo de 2010

La empatía y el dolor

Hoy ya es pasado mañana, me costo conectarme nuevamente con mi realidad teñida de esperanza. Para que mentir?

Es increíble. Jamás pensé que el sentimiento de dolor pudiera conectarme tanto conmigo misma pero también con los demás. Cada vez que hablo con un padre doliente o escuchamos que alguien perdió un hijo, se nos estruja el corazón. Eso es empatía.
Descubrir en nuestro interior el deseo de ayudar, transformar lo que sentimos por el otro en ayuda desinteresada, sentir lo que sufre el otro aún si no nos hemos conocido…
Durante toda mi carrera estudié lo que la empatía significaba… pensé “ponerse en el lugar del otro “ era cosa sencilla… y la verdad es que estaba tan equivocada!!
Podemos sentir empatía solo si somos sensibles, si podemos lograr conectarnos con lo que nos pasa realmente y luego “sentir” con el otro. Podemos entender el sufrimiento, pero solo podemos hablar de él, si hemos estado allí, vivenciándolo desde ese lugar. Y nadie quiere estar allí por elección! Será por eso que hay poca gente empática?

Estamos en este lugar y compartimos este sentir, único, distinto, quizás el mas doloroso de todos lo que alguien pudiera experimentar.. Sin quererlo se nos ha presentado la posibilidad de aprender del dolor. Ese mismo dolor que nos marca para siempre nos invita a descubrir una realidad plagada de emociones, afectos nuevos e historias únicas. Pensemos ,al menos un momento, que la palabra dolor pueda acercarnos al otro y transformarse cuando decidimos escuchar, compartir, llorar y descubrir en ese vínculo, que aprendimos a ser empáticos, también desde el amor.

lunes, 15 de marzo de 2010

Permitido llorar

Si, hay días en que prefiero dejarlos en blanco.. Entonces uno empieza a pensar que es mejor dejar pasar las horas, llorar hasta no poder mas, o dormir hasta que se haga otro día. No se, quizá con la ilusión de que el reloj vuelva nuevamente a las 12 uno se renueve? olvide? vuelva el tiempo atrás?
Hay días en que por mas esfuerzo que pongamos, vemos todo gris, la vida no nos sonríe y nos cuesta continuar. No importa cuanto nos digan que tenemos mucho por delante, que somos afortunados? que somos jóvenes. Yo se, te entiendo y me pasa.
Mañana se cumplen 5 meses desde que mi hija partió y a pesar de que no estoy pendiente de las fechas, mi cuerpo se prepara para la tristeza. Inconscientemente mi corazón empieza a latir con mas intensidad, estoy sensible sin razón aparente y me duelen los brazos.
Cada mediados de mes, siento mas su ausencia -Donde debiera haber presencia, risa, llanto solo veo desolación. Se que son estas horas nada mas en donde no voy a encontrar consuelo alguno y me prometo a mi misma que en este tiempo tengo permitido llorar, sentirme mal y guardar silencio.

Pasado mañana volveré a luchar-


sábado, 13 de marzo de 2010

Riesgos de amar

Me quedé con una frase que escuché hoy "en cada sueño nace una responsabilidad". Me pareció interesante que en esa única frase resumiera lo más importante de nuestro presente. Sueño y responsabilidad.

Tuvimos un sueño, algunos muchos meses, otros menos, pero el sueño estuvo. Pudo ser inmenso, ambicioso o solo que se transformara en milagro. Por que ahora entiendo cuando hablan del milagro de la vida.(y recién ahora puedo asimilarlo).

Siempre supe, desde que buscamos a Isabella, que la palabra responsabilidad estaba atada a la palabra amor también. Fue una elección de dos personas que se aman, y si así no fuera también uno es responsable por esos mismos actos.

Lo difícil es hacerse cargo de ese sueño cuando no resulta como esperábamos. Y allí radica el desafío de nuestra realidad. Responsabilizarnos por algo que no pensábamos podría pasar. Como si hubiésemos "comprado" la garantía de que todo saldría bien. A los golpes y a costos muy altos, aprendimos que cualquier cosa nos puede suceder, buena o mala. Y que mas allá de que el resultado al que lleguemos cuando emprendamos un camino no sea el que nosotros anhelamos que fuera, siempre al final del mismo, tenemos la obligación de responder con responsabilidad. Dejar que la vida nos sorprenda con lo que decidimos soñar, aceptando humildemente lo que deba suceder y hacernos responsable de ese sentimiento. Ese es el riesgo de amar.

Bolsillo de emociones

Tantas emociones juntas, a veces, me atormentan. Si pudiera, armaría varios bolsillos para colocarlas. Llevaría uno donde colocar las alegrías, en otro las tristezas, los aprendizajes y en el último las sorpresas. Pondría entonces también, personas para llevar en cada uno de esos bolsillos. Como si fueran el reaseguro para compartir, cada experiencia que nos toca, con distinta gente. Sería tanto mas fácil!!
En mi caso, elegiría compartir las alegrías con mis amigas, a las que veo casi a diario. Para las tristezas, buscaría a Mamá (uno siempre en los momentos de dolor necesita ese vínculo primario en donde refugiarse). En el bolsillo del aprendizaje ubicaría a todos aquellos a los que pudiera ayudar con mi experiencia. Y en el de las sorpresas y sin dudarlo, a mi marido, para no aburrirme nunca, tener siempre anécdotas diferentes y que la vida con el jamás se transforme en rutina.
Claro está ,que no podemos elegir, que en la realidad estos bolsillos no existen. Pero si existen estos “lugares” en nuestra mente, en los que colocamos a la gente que querríamos que estuviera. Muchas veces, esta misma realidad, nos golpea una y otra vez y nos preguntamos a nosotros mismos: porque Fulano no esta en tal o cual situación? Porque a mi familia le cuesta tanto estar a mi lado cuando sufro? O cuestionamientos por el estilo.
La verdad es que muchas veces escucho la queja constante, lo que siempre pregunto es: le dijiste a Fulano que quisieras que comparta esos momentos o hablás con tu familia como para que se entere que hay días en que te sentís triste?
Sabe el otro que lugar queremos que ocupe en nuestra vida?
Siempre esperamos algo del otro y muchas veces no es posible que nos den aquello que necesitamos. Solo siendo claros con los demás podemos esperar o renunciar a lo que el otro tenga para darnos. A veces solo se trata de ser simples, sinceros y directos. Hagámosle saber que esperamos de ellos.
Que el dolor no nos impida ver al otro como ser humano que piensa y siente también a través de nuestro dolor.

jueves, 11 de marzo de 2010

Reflexiones de una noche mas...

Que puedo decirte que no sepas, que no sientas? Puedo aliviar tu pena con mis palabras? Si pensara que no, otro sería el camino. Encontré el mío, justo después de haberlo perdido. Otra historia pensé estaba escrita para mi, seguro para vos también. Y estamos acá, las dos, recorriendo el mismo dolor. Pero estamos juntas, por suerte, este espacio nos acercó o nos reencontró. La cuestión es no sentirnos solos en esta página de la vida que, yo denomino "desengaño".
Anduvimos vagando hasta ahora, con rumbo cierto, sin siquiera pensar que podíamos sufrir tanto, amar tanto, desear tanto. Y ahora que pasó, vemos todo con un matiz distinto. Como si la lente por la que miráramos la vida se hubiese vuelto, de repente, mas transparente. Y contrariamente a perdernos en este dolor, nos podemos reencontrar con el, con los demás y hasta con nosotros mismos. No seremos entonces afortunadas?
Mentiría si dijese que no daría todo lo que tengo para que mi “hoy” fuera diferente. Pero como se que no hay posibilidad de cambiar lo que ya pasó y tampoco que me resigne a llorar hasta el día que me toque partir, entonces decido dar vuelta la página y empezar con un capítulo nuevo en mi vida. Quizá no tan estructurado o planeado como era antes o con tanto dolor como en “desengaño”, sino un capitulo que integre todas estas momentos que hacen que yo se la que soy ahora.
Ojalá pueda en propia mi historia, tener mas capítulos y que la vida me sorprenda con diferentes emociones, que me recuerde que soy ínfima en relación a este mundo pero que también puedo marcar una diferencia. Y cuando digo “marcar una diferencia” me refiero a las mamás que diariamente me leen, o me escriben, o responden a otras Mamás con el deseo de ayudar. Solo habiendo estado ahí, uno puede entender el significado real del dolor, del desconsuelo, de la soledad.
Y esa misma soledad es la que nos mantiene unidas. Con un lazo invisible pero fuerte.
Unida por el dolor, encontramos el amor y la fuerza para seguir.

miércoles, 10 de marzo de 2010

Dimensionar la pérdida

A veces me da la sensación que la gente que me rodea no dimensiona en realidad lo que perdimos. Perdimos la posibilidad de concretar sueños. De engendrar vida, de encontrar en un hijo nuestros mismos gestos, de emocionarnos con cada logro que ese hijo alcanzara. Más que perder, nos arrebataron sin razón lo único que anhelamos durante tantos meses. Y no tenemos a quien echarles culpa… tenemos que procesar solos esto que nos paso y que nos quita hasta las ganas de respirar y seguir viviendo.
Estoy harta de escuchar:…"son jóvenes, empiecen a buscar otro...”como si Isabella hubiese sido, en mi vientre, un pedazo de cálculo vesicular.
Entiendo que la gente no lo hace con maldad.
Sin embargo algunas veces quisiera, que al menos un solo día, experimentaran el dolor que siente un padre al perder un hijo, lo irracional de la muerte se vuelve entonces antinatural además de inconcebible. Solo así, no escucharía ya más esas palabras.. Sepan, prefiero los silencios.
Diariamente me contacto con muchas madres, como yo, que hemos perdido bebes. El desconsuelo es doble… no hemos podido festejar su risa, ni sostenerlos, ni pasar una noche en vela mirándolos dormir. Hemos sido engañadas por la vida creyendo que esa personita nos cambiaría por completo transformándonos en tres. Crecimos creyendo que la vida era algo simple, sin tanto sufrimiento. Mas si uno está rodeada de cuñadas o amigas con muchos hijos, seguramente nunca nos imaginamos que esto podía pasarnos a nosotras. Dimos por supuesto que el quedar embarazadas era igual que verlos vivir.
Y nos tuvimos que enfrentar, sin querer, sin pensar, con la penosa realidad de que nada de lo arriba mencionado, estaba garantizado. Y el mundo, tal cual lo concebíamos, se derrumbó. Con nuestros valores, nuestros amores, nuestras pertenencias… ya nada tiene sentido sin lo que mas deseábamos: ese hijo.
Un hijo que esperamos por tantos meses, que vimos crecer en cada ecografía, que nos sorprendió con enérgicas patadas, que la razón nos indicaba que debía nacer y finalmente no se quedó con nosotros… (Al menos el tiempo que querríamos). Y nos quedan años… muchos años en donde lloraremos todo lo que no vivimos, lo que no pudimos compartir, lo que debiera haber sido y no fue. En tanto y en cuanto vivamos vivirá con nosotros esa astilla en el corazón que jamás podremos sacar. Esperando que llegue el día en que nos reencontremos con el o ella para entender un poco mas de esta realidad que hoy se presenta oscura y carente de significado.
Mientras tanto, intentemos seguir adelante, buscando nuevos caminos, nuevos rumbos, nuevos amores que alivien nuestro corazón destrozado. Nunca permitamos que ese dolor nos trascienda porque mientras vivamos, nuestros hijos que se fueron, nos acompañarán.

lunes, 8 de marzo de 2010

Darnos cuenta

Cuantas veces pensamos que la vida pasa con tal rapidez que ni siquiera nos detenemos a mirar o disfrutar de lo que nos pasó, de lo que tenemos o el hoy mismo. Puede que en la balanza, algunos crean que las cosas malas pesan mas que las buenas. Yo pienso que para juzgar nuestra propia vida, primero tenemos que esperar que termine...no?
Lo que digo es... Muchas veces las cosas suceden naturalmente, otras luchamos incansablemente para lograr que esas mismas cosas pasen, y otras la suerte nos juega una buena o mala pasada... Sea cual fuere el caso, siempre nos queda una cuota pendiente "por cobrar". Como si el resumen de tarjeta de nuestra vida nos anticipara cuotas pendientes... y porque no pensar que esas cuotas pueden ser pagos por cosas extraordinarias que la vida no nos permitió tener, todavía? Y que claramente, cuando digo "por tener", me refiero a esas situaciones que nos llenan el alma o que sanan el corazón herido... O sorpresas gratas como nuevas amistades o nuevos vínculos?
Porque a veces tenemos terror a quedarnos con lo malo conocido que conocer lo bueno por venir?????? (odio el dicho que dice... mejor bueno conocido que malo por conocer). Yo lo pienso a la inversa... Dejo que la vida me presente opciones, personas, situaciones y decido cuales de ellas tomar, aceptar, conocer... Así me hago dueña de mi misma pero me amigo con la realidad que muchas veces puede ser dura e injusta, pero también generosa y compasiva.

jueves, 4 de marzo de 2010

International Babylost Mothers Day!


Cuando perdimos a Isabella, yo estaba tan shockeada, tan triste, tan todo lo que se pueda imaginar, que no hablaba, solo lloraba desconsoladamente dia y noche. Daba lo mismo si sentia frio o calor, si el dia estaba lindo o llovia. Yo estaba ajena a los estímulos externos, respiraba porque era mas dificil dejar de respirar que seguir respirando.

No tenia palabras para decir nada, el mundo literalmente se había acabado para mi. Nadie sabia que decirme... y yo habia perdido mi camino. Mamá me obligaba a bañarme y bajar a estar con mis dos hermanos que viven con ellos todavia. Dejó de trabajar para atendernos a Santi y a mi. Supongo que me vió tan mal que se imaginó que lo peor estaba por venir. Agradezco haberla tenido a mi lado, sin duda no habria podido subsistir si no me obligaba a comer, sentarme, bañarme, vivir.

Cuando se muere un hijo, uno se vuelve vulnerable, sensible al extremo, pierde su eje y en los momentos iniciales, deja de satisfacer sus necesidades básicas. Antes de volver a comunicarme, busqué por internet libros sobre la muerte, duelo o pérdida de bebes. No encontré mucho. Encontré Renacer y allí fuimos. Asistimos a las charlas, contamos nuestro caso, lloramos juntos muchas veces hasta que empecé a escribir y nació el blog. Me prometí a mi misma que haría lo posible por contener a todos aquellos padres que lo necesitaran como lo necesité yo y encontré, escribiendo, mi forma de ayudar.

Luego conocí muchos Papás que le pasaba lo mismo que a mi, o que habia tenido que afrontar el mismo duelo en algún momento de su vida. Me encontré con una Mamá en Australia que tambien había perdido su hijo al nacer. Ella se propuso establecer un dia, el 2 de mayo de 2010, como el dia internacional de Madres que han perdido bebés y me uní a su causa.

Estando tan lejos y habiéndonos escrito, le prometí que la ayudaría. A santi se le ocurrió hacer remeras, a Luz otra amiga de Miami se le ocurrio realizar una maraton, la idea es que todas podamos aunar fuerzas y contribuir a esta causa que es noble, que es real. Que somos Madres que tenemos una conexion, a pesar de la distancia. Y que unidas en el dolor , encontramos amor y fuerza para seguir.

Conmemoremos este dia, a la distancia, virtualmente, pero juntas. Recordando a nuestros hijos.

miércoles, 3 de marzo de 2010

Que nos puede salvar?

Dedicado a Lorena... y a todos aquellos que buscan su rumbo y una explicación...
Cuanto que llueve, miro por la ventana e imagino que cada gota es una lágrima. De sufrimiento o de alegría. Y que es tan útil esa gota para que en la tierra crezcan las flores, las plantas.. Y que de esas mismas plantas se alimentan los animales que después nos alimentan a nosotros. El circulo de la vida está y somos prueba cierta de que existe una mente superior que nos piensa.
Prefiero pensar que en los días de lluvia, cuando alguien se casa, cada gota que cae es un día de felicidad y no al revés.
El día que me casé con Santi , esperaba a Isabella, estaba radiante, feliz y llovió.... no mucho.. Supongo que esas pocas gotas que cayeron simbolizan cada día que estuvo en mi panza. Días de felicidad absoluta.
Intento pensar que su pérdida no es producto de algo que hice mal o un castigo que me devino del cielo.. Quiero quedarme con los pocos recuerdos que tengo, de cuando crecía dentro mío y yo le hablaba... cuando Santi llegaba exhausto del trabajo y se dedicaba a acariciar mi panza y ella le respondía con pataditas... (Claramente sabia que lo prefería a él, que a mi, que protestaba todo el día en la oficina). De hecho siempre supe que seria la nena mimada de Papa.
Y ahora no esta, y a pesar de no tenerla, extrañarla y dolerme esta realidad, intento pensar que si hay un orden en este mundo, ese orden o desorden me incluye.
Dejé de preguntarme. Deje fluir mis sentimientos y avanzar... como pueda.. como me salga... como me permita el cuerpo... pero avanzar.
Hoy cada día que llueve y miro por la ventana, pienso que cada gota que cae, pueden ser lágrimas de todos los que perdimos hijos... o días de felicidad que están por venir.. Según como ande mi día...intento que sea lo segundo más que lo primero... y muchas veces me obligo a pensar así...estoy empezando a creer que la esperanza es lo único que nos salva... y no la pienso perder.... Si ese es el camino, como dice mi amiga Gaby, por ahí rumbearé... aunque muchas veces sienta que he perdido el rumbo... La esperanza será mi guía en este camino oscuro... hasta encontrar nuevamente la luz que me lleve a vos.

martes, 2 de marzo de 2010

Los otros y el dolor

Hoy pensaba en todas aquellas personas que me escriben, algunas solitarias por elección otras solitarias por no tener opción , todas compartían el mismo interrogante: que pasa con la gente que nos rodea?
Creo que tenemos que dejar de esperar que los demás puedan ponerse en nuestro lugar y entiendan o sientan nuestro dolor. Muchas veces aquellas personas que solían rodearnos también experimentan sufrimiento. Eso no implica que puedan contenernos, escucharnos y estar a nuestro lado. Ellos también perdieron un ser querido o simplemente no pueden conectarse con nosotros a través del dolor.
Pasamos la vida conectándonos con infinidad de situaciones y experiencias. Pero la pérdida de un hijo se diferencia de todas las demás por ser antinatural y la mas dolorosa de todas las pérdidas que un ser humano pueda experimentar.
La mayoría de nosotros preferimos mirar para el costado, evitando enfrentar esta realidad que es parte de la vida, pero que sin embargo nos resistimos a aceptar. Y llega un día en que a cualquiera de nosotros nos toca la puerta la desgracia, y el tema se instala en nuestra vida como nuestra sombra. Y jamás tuvimos tiempo para siquiera pensarlo, porque nos parecía lejano y distante. No tenemos opción, estamos obligados a encontrarla cada mañana y recomponer, recomenzar, revivir para poder seguir.
No tenemos en este punto posibilidad de elección. Los demás si.
Sea por egoísmo o por propia cobardía, si no lo vivimos, preferimos no procesarlo o simplemente pensamos que es algo que solo les pasa a otros. Hasta que nos pasa, y cuando nos pasa, estamos solos, pero nos acordamos de aquellos que tuvieron que pasarlo y quizá nosotros en ese momento no pudimos estar.
No culpemos a los demás si no pueden acompañarnos, pensemos en cambio, que podremos acompañar a otros cuando sea el momento.
Hemos sufrido, pero también hemos amado.
Hemos llorado, pero también hemos sonreido.
Hemos perdido, pero también habremos ganado.

lunes, 1 de marzo de 2010

No nos olvidemos del amor

El amor puede presentarse de mil maneras distintas: hacia un hermano, amigo, vecino, padre. Pero el amor hacia un hijo trasciende las fronteras de las demás formas de amar y nos enfrenta con nuestra propia imagen.
Un Hijo es todo aquello que somos pero también aquello que podremos llegar a ser. (en potencia). Un hijo nace de nuestro cuerpo y crece con nosotros, de alguna manera y sin quererlo, podemos llegar a proyectar en ellos todo aquello que nosotros quisimos ser o todo aquello que querríamos que el otro fuera. Un hijo nos enfrenta con nuestra propia imagen distorsionada. Por que es otro. No somos nosotros pero es, en parte, nuestro ser.
Por eso es tan duro y terrible que un hijo a que soñamos, dimos vida, o educamos muera. Cuando esto sucede, muere también una parte de nosotros. Es como sentir que parte de nuestro cuerpo se fue con él así como también todas aquellas cosas que pudimos haber vivido, soñado, realizado. Todo los proyectos “de” quedan truncos dando lugar a la frustración que acompañará la pena diaria.
Pero nosotros seguimos acá, los días siguieron pasando y estamos obligados a continuar y aceptar esto que nos tocó. Lo que debiéramos poder ver es que el sentimiento es algo etéreo, que no se puede definir ni medir y que entonces podemos encontrar parte de “ese” amor en otros amores, distintos, no tan intensos pero que nos pueden ayudar en este proceso. Amores nuevos, amores viejos, amores de reencuentro. Por que lo mágico de la vida es volver a encontrarse después de que uno se pierde. En ese encuentro experimentar que podemos amar de nuevo, aunque el amor no sea el mismo, aunque la despedida diaria duela. Lo importante es re encontrar el amor, donde sea que esté.

jueves, 25 de febrero de 2010

Cuál es el verdadero milagro?

Hoy lo único que me queda claro es que la vida no es lo que yo quisiera que fuera. La verdad es que dista mucho de ser lo que soñé para Febrero. Yo, con todos mis planes hechos, la cuna diseñada, el cuarto terminado... aprendí de una manera terrible, que lo que pensamos que es un hecho es en cambio, cuando sucede, un milagro.
A veces las enseñanzas en la vida vienen disfrazadas de desgracias... y si... y que vamos a hacer? No hay nadie a quien reclamarle esta vida que nos tocó ni esta desgracia que se presentó. Capaz podemos encontrar un culpable físico y desquitarnos con el. Y bueno.. te digo, está bien, hacelo si justifica.
Pero lo que no hay que dejar de ver, es que detras del dolor esta enseñanza nos deja algo. Lo importante es que no la "camuflemos" con el devenir diario y las cosas cotidianas , sino que aprehendamos (asimilemos realmente algo) para que eso nos transforme.
Pensar que todo tiene un sentido por mas dolor que conlleve, nos exige analizar, elaborar, desvelar (quitar el velo) lo que se nos presenta de imprevisto. Y en este "trabajo" que se nos impone, está la riqueza de encontrar el sentido.
Creo que cada uno de nosotros puede ser un maestro de vida. Ni yo estoy diciendo cosas nuevas, ni en Argentina se descubrió que existían padres dolientes ni Victor Frankl fue el que encontró en la adversidad el sentido de la vida. La diferencia entre todos nosotros es como vivenciamos esto y la posibilidad que tenemos de darlo a conocer. De hecho, todos nosotros, los que seguimos leyendo este blog, y yo que escribo, lo hacemos porque nos deja algo!!
De repente, empezamos a valorar este "milagro" llamado vida, que como lo vivíamos como algo obvio, no lo pensábamos como algo increíble. Y es increíble... de la manera que sea, como podamos, con la adversidad que nos toque... SEGUIMOS VIVOS. Y ahí es donde el milagro se hace presente... cuando miramos la naturaleza, a nuestros hijos, nietos, cuando nos emocionamos, cuando nos sentimos identificados y hasta cuando sufrimos... ahí volvemos a sentir que este milagro de la vida es seguir viviendo.

lunes, 22 de febrero de 2010

Reflexiones

Despedirse no es la cuestión.. cuando uno ama no hay distancias. Quizás entender que la persona que amamos ya no esté sea la clave para comenzar a elaborar el duelo.
Vivir y morir son experiencias cotidianas. Mas allá de que no querramos incorporarlas a nuestro existir ni enfrentar los temores que ellas conllevan, existen.
En la medida en que podamos sincerarnos, sobretodo con nosotros mismos, nos sentiremos mas libres.
Que la muerte o la vida no nos tome por sorpresa. Vivamos el presente como si no exisitiera el mañana. Despertemos cada día sintiéndonos con dicha, felices que tenemos un día mas para abrazar a los que amamos, para hacer aquello que no nos animamos jamas, para sentirnos vivos y para luchar.
El misterio de la vida radica en no saber nunca cuando iniciaremos o culminaremos el camino. El mismo es tan fugaz,que lo que hagamos con el tiempo nos determinará como personas. Nos recordarán de acuerdo a lo que fuimos, hicimos o tuvimos. Y en este punto se presenta la libertad para tomar el camino que querramos, con la convicción de ser recordados de acuerdo a como elegimos vivir.

viernes, 19 de febrero de 2010

Que pasa con los hermanos?

Yo perdí mi única hija, pero a menudo veo con tristeza, papas sumidos en el dolor sin fuerzas para continuar. Y los hermanos del ser que partió, quedan como huérfanos. Los padres ausentes necesitan procesar el dolor, el sentimiento que los aplasta, los ahoga y es lógico. Pero en el caso que tengan mas hijos, no se olviden de ellos. Por mas dolor que tengan, piensen que los hermanos tienen un dolor por partida doble. Hacer el duelo por la persona que partió y por los padres que ya nunca serán los mismos. Aquellos padres que seguramente estaban cotidianamente en sus vidas actúan luego como ausentes. Con una presencia física pero no espiritual.

Nosotros somos responsables, en parte ,por ellos cuando decidimos tenerlos, aceptamos que estaríamos siempre, juramos amarlos por sobretodas las cosas, dimos vida. No nos olvidemos este decisión que tomamos tiempo atrás.

Y si aun así no podemos continuar, y el camino se hace difícil, pesado y carecemos de energía, compartamos con ellos el dolor,lloremos juntos, invitemoslos a las charlas de grupo, a ver un especialista, intentemos realizar actividades en donde podamos incluirlos. Se sienten solos. Muchos de estos hermanos que partieron, seguramente eran también sus amigos, sus confidentes, sus ídolos.Probablemente compartian mucho mas de lo que nosotros como padres podíamos llegar a compartir. No subestimemos su sufrimiento.

Siempre digo que cuando el dolor o la pena se comparte, se siente menor. No dejemos de compartir.
Parte de nosotros se fue cuando nuestro hijo murió, seguir perdiendo no es la salida.

Lágrimas

Desde que estoy en reposo aprecio más la vida y la naturaleza.Los sentidos se me agudizaron.Escucho el sonido que emiten los pájaros, contemplo el atardecer desde la ventana y me impregno del aroma de tu Jazmín y las lavandas que Santi plantó.
Me da un poco de tristeza que sea el día tan gris y la lluvia tan intensa. Después de haber comprobado que somos tantos padres los que vimos partir a nuestros hijos, las gotas de lluvia se me ocurren como lágrimas. De lo que hemos llorado, de lo que lloraremos y de lo que nos lloran.
Se que Isabella está feliz, pero en aquellos días en que mi alma esta gris y lluviosa como hoy, quizás en el cielo, también existan lágrimas.
Lágrimas por que nosotras, las mamás, no logramos encontrar consuelo y nuestros bebes allá arriba nos perciben.
Llorar puede expresar tanto que aunque la palabra sea la misma, simbólicamente es diferente según la ocasión.
Aquellas lágrimas de felicidad que lloré cuando me enteré que te esperábamos son las mismas que hoy expresan el dolor de no tenerte.
Sin embargo, hay días, en que las lágrimas son de emoción. Cuando recibo un mail, cuando me escriben en el blog, cuando la gente me dice que mis palabras ayudan a sanar corazones heridos y otros solitarios.
Todas y cada una de mis lágrimas son tuyas, para vos y por vos,
Te amo
Mamá

miércoles, 17 de febrero de 2010

Por que ahora?

A veces la vida nos pone en jaque justo en el momento en que estábamos por triunfar, que subíamos que llegaba lo mejor, lo esperábamos y de repente, sin aviso, perdemos.
Como si la vida se tratará de asignaciones que uno tiene que cumplir para irse en paz, o sentir que logró algo. Y de repente, cuando cosas graves suceden, nos damos cuenta que el pasado no solo no cuenta, sino que no era nada en comparación con el ahora. Que aquellos triunfos superficiales que llenaban nuestra vida diaria no eran mas que cosas insignificantes que distraian nuestra mente.
Ante la muerte, uno tiene la obligación de aceptarla, porque es lo único que no podemos cambiar y eso no solo nos enfrenta con la impotencia nunca antes experimentada sino también con esta sensación de aceptar humildemente mi destino, mi razón de ser, mi humanidad. Y que al fin de cuentas, en lo importante de la vida, casi no tenemos injerencia. Salvo la de vivirla. Y el modo en que decidamos vivirla siempre depende de nosotros.
Creo realmente que la pérdida ajena nos sacude por que nos enfrenta con nuestros propios miedos, nos preguntamos si realmente somos dueños de nuestra vida o si mañana podremos seguir vivos. Nos hace recapacitar un poco, nos pone en perspectiva, nos hace jerarquizar ciertos valores.
En cambio, cuando la pérdida es propia, como la de un hijo, la posibilidad de cambiar es casi diría, una obligación. Porque uno sale de ese shock inicial siendo ya distinto. Aceptándolo o no, queriendo cambiarlo o queriendo morir o no, es distinto. Ya nunca seremos los mismos. El lugar a la reflexión que tiene el que vivió nuestra pérdida , pero que es ajeno a ella, puede ser positivo en la medida en que el otro lo transforme en acción. Nosotros ,esa opción no la tenemos. Renacemos distintos, es como volver a nacer y vivir una nueva vida y mas allá de que suene contradictorio, esta es una nueva oportunidad. Vivamos la pérdida no solo como el dolor de ver partir a nuestro hijo, sino como una enseñanza que nos deja al partir,con la posibilidad de elegir un camino mas enriquecedor y espiritual del que veníamos viviendo.

La dicha y el dolor viven en la misma casa

La dicha y el dolor viven en la misma casa. Ninguna debiera negar la otra. Tan Neng



Luego de sobrevivir a la muerte de un hijo, al dolor intenso que nos acompaña diariamente, a extrañar y no poder cambiar el irremediable hecho que no queremos aceptar, nos damos cuenta casi sin querer, que estamos aceptando. Que la vida siguió su curso, la gente a nuestro alrededor avanzó y nosotros empezamos a elaborar el duelo. Durante mucho tiempo el dolor y la pena nos acompañarán, nos harán de sombra en cada paso, teñirán cada momento de nuestra existencia hasta que decidamos que no solo ellos son compañeros en una despedida.

Luego de un tiempo, que es propio y personal, cada uno retoma su vida, con mucho esfuerzo ,de repente descubrimos infinidad de momentos de dolor y tristeza y capaz tenemos la suerte de que se filtre algo de dicha. Dejémosla entrar. Permitamonos estar bien al menos por instantes, que nos oxigene el cuerpo, y nos recargue de fuerza. No pensemos que pensarán los demás, pensemos que nos pasará a nosotros con esa dicha.. como ayudará a sanar ese corazón destrozado.

Siempre digo que el dolor no es proporcional al amor que uno siente por ese hijo. No se puede medir cuanto amamos o vivenciamos o compartimos. La calidad no se mide por peso. Solo nosotros sabemos que sentimos y solo nosotros como queremos vivir este lazo con la persona que se fué. Imaginemos que hubiese sido a la inversa, y nos hubiéramos ido nosotros. que querríamos que sintiera el otro? pena, tristeza, rencor? Trabajemos este punto, creo que nos ayudará a entender que la culpa por ser felices no tiene lugar en los duelos. Si somos creyentes, sabemos entonces que nuestro hijo está en otro lugar,quizá no físico y que seguro esta bien porque esta con Dios. Entonces, dejemos el egoísmo de lado y hagamos tributo a ese hijo a través de la alegría

lunes, 15 de febrero de 2010

A cuatro meses de tu partida.

Hoy se cumplen 4 meses desde que te dije adiós, parece mentira el tiempo paso tan lento y tan rápido a la vez. Recuerdo tu cara, tu boca, tus ojos, tengo tu imagen guardada en mi corazón. Mis brazos sienten todavía aquella única vez que logré alzarte. Cuanta memoria en los sentidos que jamás pensé iría a utilizar. Y descubrí allí, que uno no solo recuerda con la memoria, sino también con el cuerpo.
Así pasen 100 años, en ese abrazo te dejé mi vida, mi corazón y los sueños que no pudimos compartir. Se que estas bien y sos feliz. Pero soy yo la que no puede, por egoísmo, ser feliz también por vos.
Este era nuestro destino, esos 9 meses de simbiosis, donde me conociste como nadie.
Me consuelo con saber que escuchaste mi voz, lloraste mis lágrimas y reíste mis alegrías. Se que viviste conmigo aunque no hayas nacido. Fuimos dos almas en un solo cuerpo y ahora que estas lejos, somos dos almas que se extrañan y se aman. Dos almas que jamás estarán solas, seguirán el resto de nuestros días, acompañadas.

2 de Mayo: Dia Internacional de las Madres que han perdido a sus bebes

Me estremeció el video que acabo de colgar. Creo que es un tributo a todas nosotras, las mamás que sufrimos en silencio, intentando continuar con nuestra vida, volviendo a trabajar, y la gente a la que no le pasa lo que nos pasó, tiene la fantasía que al tiempo nosotros olvidamos.. y la verdad es que no. Que no hay día que olvidemos a nuestro bebe o beba que ya no está y junto con ese recuerdo mucha frustración, dolor, pena, impotencia. Y se hace difícil el camino natural para cualquiera, piensen entonces cuán difícil es cargar también con esta pena e intentar seguir el ritmo que la vida nos impone y quizá si tenemos suerte, amigos, gente que nos quiere o gran fortaleza, transformar este dolor en algo único,que llene un poco de vacío que dejo nuestro bebe al morir.
No dimensioné cuando creamos el blog, la cantidad de gente que pasó por lo mismo. Lo hicimos porque cuando nos pasó, no encontrábamos consuelo en nada. Hoy a 1 día que se cumplan 4 meses, continuo con el corazón roto y lo que mas deseo en la vida es volver a abrazarla.

domingo, 14 de febrero de 2010

Navegando por el mismo río

Hoy me preguntaba si volveré a tener un sueño que me llene tanto como cuando la esperaba a Isabella. Porque desde que ella no está, se fueron también mis sonrisas, mis alegrías, mis anhelos... A veces los consuelos provienen de cosas tan sencillas que para otros resultan insignificantes. Sin embargo, ahí están, intentando ir contra la corriente intensa de dolor que invade de vez en cuando.
Me siento como en un río, dentro de una barcaza enclenque, intentando remar y remar contra la corriente... capaz son intentos para lograr no hundirme o quizás donde termina el río encuentre un arco iris con monedas de oro?.
No se, la cuestión es que me planteaba si en este panorama triste y sombrío en que nos encontramos, se puede dar vuelta la página y no volver a mirar atrás como algunos aconsejan. Y por más que lo deseemos, es imposible.
Probablemente logremos que la barcaza se convierta en velero con los años, y que aprendamos a navegar ese río a pesar de las mareas o las correntadas, izar velas y algunas veces anclar. Y en ese anclar, recordar aquellos momentos compartidos, aquellos recuerdos que atesoramos en el corazón sin sentir que nos hundimos.....
Y aprender a ir y venir por ese río que nunca jamás será el mismo, citando a Heráclito:"nadie se baña dos veces en el mismo río", uso su frase para simbolizar lo mismo... podemos recorrer cuantas veces querramos ese rio, que nunca,sentiremos lo mismo.
Algunas veces dolor, otra pena, odio, bronca, tristeza, necesidad del otro, deseo de abrazar y volver el tiempo atrás, aceptación. Y me quedo en esta última porque creo que cuando aprendamos a reparar esta barcaza en la que navegamos, la remendemos un poco, le demos una mano de pintura y aprendamos a manejarla.. habrá llegado el momento de la aceptación en donde el camino a transitar será mas sencillo y nos abrirá la puerta a nuevos ríos. Cuanto habremos navegado, no?

sábado, 13 de febrero de 2010

Que podemos hacer positivamente con el dolor?

Navegando en Internet encontré páginas de papás que ayudan como nosotros. Me encantó ver que hay cosas nuevas, porque la verdad es que estoy un poco cansada de ver siempre en los mismos blogs las mismas palabras de la misma gente de siempre. Y lo digo con respeto... La cuestión es que el dolor de la pérdida no nació en en el seno de un solo padre o pareja doliente en el interior de la Argentina. Esta bueno que a través de la autoayuda, intentemos todos salir adelante. Pero ampliemos nuestra mente un poco mas, estrujemos nuestra creatividad y pongamonos a escribir o a leer cosas distintas Pareciera como si solo dos personas pudieran decir lo que sienten en todos lados donde se hable de la pérdida y no se renueven!!!!
A veces veo con un poco de tristeza, que los papas que vieron morir a sus hijos, dejan de aferrarse a ellos para aferrarse a otros.. esto es: grupo de pertenencia, cosas adictivas, pareja o cosas materiales. En un principio te digo: "está bien, necesitas no ahogarte en la pena y bueno... aferrate a lo que sea, para no irte detrás del que se fue". No quiero ser cruda con las palabras.. al contrario, quiero que empecemos a pensar que hay muchos papas alrededor del mundo que desde su lugar, también pueden decir muchas cosas, y siempre, desde el corazón. Y eso es invalorable, único!

Por otro lado "aferrarse",tampoco esta bien. Por que lo que hacemos en esos casos es transferir lo que sentimos por nuestro hijo, hacia "otro algo", objeto, persona, grupo lo que sea... y el dolor va a seguir estando en tanto y en cuanto no nos emancipemos de el, elaborándolo.

Pueden servir los grupos de autoayuda? Y si, al principio cuando estas en shock, perdido, trastornado, sin dormir, darte cuenta que no sos el único papá al que la vida le arrebató lo mas preciado, sirve... como sirve AA o sirve weight wathers. Todos trabajan bajo el mismo concepto de ayuda mutua. Pero lo que tenemos que lograr es trabajar ese dolor para hacerlo propio, distinto, único. Y en esa creación, radica nuestra libertad de expresar lo que sentimos hacia ese ser querido, homenajéandolo.

Entiendo que hay mucha gente que se la hace difícil expresar lo que piensa o siente. Busquemos entonces cualquier otra expresión que sea nuestra y rindamos honor a esa personita que nos marcó la vida. Transformar el dolor en acción es lo mas positivo que podemos hacer. Nos mantiene ocupados, nos da un sentido que seguramente perdimos, nos muestra un camino nuevo, nos impulsa al mañana, nos eleva por sobre todas las cosas. Y seguramente como a muchos, nos queda tanto amor por dar, que encontrar una causa noble, ayudar a otros que lo necesitan, empezar a expresar lo que sentimos, pintar, donar para los que sufren o no tienen casa, rezar por los desamparado... o lo que fuera, eleva nuestro espíritu. No nos quedemos pasivos esperando que nos indiquen que camino seguir, como sentir o cuanto llorar. Participemos si, en estos grupos también para ayudar a los que les es mas difícil ver esto que les digo, pero no nos fanaticemos, dejemos de mirarnos el ombligo para poder ver el horizonte, y esto se los digo con amor a todos aquellos que no lo han podido hacer por que será sin duda un viaje enriquecedor.

A los que me escriben


Este post esta dedicado exclusivamente a los que me escriben.

Desde que decidí hacer publico este blog, cuando me permití abrirme por entera y dejé mis miedos de lado, he recibido mails desde muchas partes del mundo. Mails que me han hecho emocionar demasiado, que me han hecho reír, otros me han conectado con mi propio dolor y volver a llorar a mares la muerte de mi hija Isabella.
A muchos de los que me escriben no los conozco, no hubiésemos tenido la oportunidad de conocernos si no tuviéramos para compartir estos sentimientos, este dolor en el alma que aunque lastima, nos pone a prueba para ver si logramos sobrevivir, pero también este mismo dolor ,es el que nos enseña. Ustedes me dirán: "enseñar a que costo"? y es verdad, pero no es una elección. Esto es lo que nos tocó vivir. La elección es como decidimos vivirlo.

Y leyendo cada una de las historias, toca mi corazón de una manera única, distinta, me convierte en hermana, prima, amiga. Me hace sentir más conectada con el mundo, aun cuando hoy y contradictoriamente, estoy mas alejada que nunca. (Tengo para dos meses en reposo absoluto porque me quebré varios huesos de la cadera).

Mi mundo hoy pasa por este blog y por esta cama, esta recuperación. Pero lo que más me llena el alma desde que Isabella partió, es que todos ustedes puedan leer lo que escribo y sentirse identificados. Que me permitan acompañarlos en este camino duro, lleno de piedras, pena y recuerdos que lastiman. Y que con un poco de lo que pueda llegar a decirles, ayude a cicatrizar estas heridas del corazón que nunca sanarán del todo.
Me gustaría contestarle a cada uno de ustedes, por favor, en los comentarios dejenme su mail. Quiero poder agradecerles y que no solo "me lean". No dejemos que solo el dolor por la pérdida sea el único nexo. Hagamos un círculo entre todos, expresemos nuestros sentimientos para disminuir al menos, en ese momento, la pena que nos acompañará de por vida. Seamos espejos el uno del otro. Se que yo también tengo mucho que aprender de ustedes. Hagamos de este camino un comienzo.

Por que es tan dificil desprendernos del dolor?

Hoy leyendo el blog renacer Barcelona encontré una pregunta para que cada uno pudiera responder. Me pareció terapéutico darle la oportunidad a todos aquellos que sufren a volcar ahí un poco de su dolor.
EL blog invitaba a contestar una pregunta del mes: ¿Por qué es tan difícil desprendernos del dolor? ¿Qué pensamos que sucederá si lo hacemos? ¿Significará ello olvidar a nuestros seres queridos?

Creo que el dolor nos acompañará siempre. El día que nuestro ser amado se va, nos trasnformamos en seres humanos dolientes. Y parte del proceso de duelo tiene que ver con eso. la palabra misma duelo viene de dolor. Inevitablemente para poder pasarlo, elaborarlo, superarlo? hay que pasar por el dolor. Profundo, intenso, irracional, inexplicable.
Lo difícil en el duelo es que esta asociado estrechamente con ese ser amado y se crean lazos profundos entre ese dolor y ese ser que perdimos. Entonces, en la fantasía y la historia de cada uno, la ausencia del dolor puede estar relacionada con la palabra "olvido". Nada más erróneo. Entonces uno no se permite "dejar de sufrir" por creer que volviendo a ser felices ese "dolor" deja de existir o esa persona queda en el olvido. La verdad es que las personas, cualesquiera sean, dejan huella en nuestras vidas, nos demos cuenta o no. Y nuestros hijos además de dejar huella, son parte de nuestro ser. Al partir, también un poco de nosotros se va con ellos. Y esto es real desde el modo físico al emocional. Y todos aquellos proyectos, anhelos, sueños que ellos o nosotros nos hicimos, separados o en conjunto, quedan sin ser vividos, quedan truncos, como fracasos. Y nos quedamos vacíos sin la presencia física de ese amor. Lo importante es "dejar ir" esta presencia física porque ya no está y aprender a vivir de los recuerdos, de lo que pudimos disfrutar con ellos y de que mas allá de que no estén, estuvieron y como digo siempre. "Mientras nosotros vivamos, ellos vivirán a través nuestro."
Por si no la leyeron, colgué una carta de una hija que esta en el cielo que se la escribe a su mama que esta en la tierra. se las recomiendo como lectura. Es esperanzadora! (está en las entradas de Enero).
Los quiero!
Pao

jueves, 11 de febrero de 2010

Transformar el miedo en algo positivo

Detrás de todo lo que sentimos, siempre hay una cuota de miedo. Cuando de superar la pérdida de un ser querido se trata, el miedo está tan presente como la pena, el dolor y la culpa. Sentimientos negativos que nos arrastran al pasado de lo que ya fue y no quisimos que fuese.
De pronto, nos damos cuenta también, que la vida es un devenir inesperado, que el destino puede o no estar escrito y que de nada sirve pensar en el mañana, menos sentir miedo. El miedo paraliza. nos aleja de la posibilidad de actuar, nos distancia del estado natural de alerta y nos distrae. En ocasiones puede el miedo ser difícil de superar y hasta parecernos imposible, pero es nuestra decisión que el mismo no dictamine nuestra conducta ni se convierta en parte de nuestros sentimientos.
Reemplacemos el miedo por pensamientos positivos, vislumbremos el mañana con anhelos, vivamos el presente con optimismo. Aún sabiendo que el corazón nos duele y que quisiéramos que el presente fuera otro, debemos esforzarnos. La única receta para estar en esta vida y no reprocharnos luego lo que no hicimos ,depende de nosotros.. y tiene que ver con vivir de la mejor manera que podamos, haciendo el esfuerzo cada día por ser un poquito mas felices viviendo la intensidad del hoy.

miércoles, 10 de febrero de 2010

Cuestión de Fe?

“Una fe que se pone límites, que cree hasta cierto punto pero nada mas, que confía hasta acá, y no mas allá, no existe.” Julius y Augustus Charles Hares

No voy a hacer de esta frase una discusión si con ella no llegáramos a una conclusión universal. Solo creo que tenemos que reflexionar en estos casos, que significa para nosotros la palabra fe. Y la fe básicamente, es algo que excede nuestra imaginación, que esta más allá de nuestra visión y nuestra comprensión en esta tierra.
En mi caso particular, es difícil pensar en términos en donde tenga que creer más allá de lo tangible. Creo que existe una explicación lógica para todo y entonces es obvio e imposible no preguntarme: Porque a mi????. Sin embargo, aprendí también que esta pregunta, mas que ayudar, daña. Daña porque nos genera impotencia, porque es una pregunta lanzada al cosmos o al cielo en donde JAMAS ( lamento las mayúsculas), tendremos respuestas por parte de ellos.
Si igual creo, que podemos constructivamente pensar, aquellos que somos agnósticos o que creemos a medias, que diariamente tenemos fe. Tenemos fe cuando nos subimos al subte y creemos que llegaremos al destino, tenemos fe que el doctor que nos atiende nos dirá un diagnostico acertado (que no fue mi caso), tenemos fe que vamos a volver a casa cada noche y nos encontraremos con los nuestros y tenemos fe en miles de situaciones y personas que integran nuestro mundo, casi sin darnos cuenta, la fe es algo constante en nuestra vida.
Entonces, si teniendo fe en tantas cosas triviales y superficiales, porque no hacer el esfuerzo de pensar que aunque el “porque a mi???” de nuestra situación no sea contestada, busquemos transformarla en “para que”? Y acá no estoy hablando de Dios ni de ningún ser superior. No estoy haciendo distinciones ni mención de religiones.
Lo que digo es: Esto que nos pasa que es ilógico e inevitable y que la experiencia corporal y lo racional nos lo demuestra, que además no podemos cambiar, nos puede llevar a contestar el Para que???????
Creo que si, el plantearnos el “para que” ayuda aliviando la pena, nos da un sentido nuevo a la mirada vieja de seguir lamentándonos por lo que pasó o hubiera pasado y resignifica nuestro presente.
Entonces, cuando nos preguntan si tenemos fe, no pensemos solamente en este ser superior, respondamos que SI, que creemos a cada instante, que deseamos positivamente, que anhelamos que las cosas sean mejores. Por eso la frase me parece atinada y muy cierta. No nos sirve ponerle limites a la fe, si al fin y al cabo es parte de nuestra vida aunque no lo creamos así.
Si logramos pensar de este modo, el “para que” además de convertirnos en mejores personas nos guiará seguramente a un camino de esperanza.

martes, 9 de febrero de 2010

Hoy el camino se presenta con mil obstáculos...

Les escribo ahora para contarles cual es mi realidad hoy. Para aquellos que no me conocen, se enterarán de mi historia medica y emocional, para aquellos que me conocen, les resumo como va mi lesión.
Después de haberme accidentado practicando equitación, me quebré la pelvis en dos lados, el isquion y el sacro. (Para resumirles son todos huesos que están contenidos por la cadera.) La cuestión es que me recetaron reposo y muchos analgésicos. La rehabilitación iba a consistir en comenzar a caminar con andador. Mi sentido común y con la ayuda de un medico clínico descubrimos que había sido mal diagnosticada por un dolor que seguía siendo intenso en la pierna derecha. Pedimos una segunda opinión con un traumatólogo quién contraindicó todo lo que el primer especialista en cadera y pelvis había recomendado. Después de tanta incertidumbre y un pronóstico de dos meses en reposo absoluto, decidí buscar al mejor equipo de traumatólogos que hubiera. Lo encontré en el Hospital Italiano. Para la sorpresa del médico, Mama con su insistencia y perseverancia nunca vistas , logró que viniera a verme a domicilio.
Estudió todo lo que tenia del día del accidente (radiografías, tomografías computados, ordenes etc) y llego a la conclusión que tengo una gran quebradura, uso el termino "particular", que a su criterio esta desplazada y que era candidata segura a ser operada cuanto antes. El jueves me hacen todo tipo de estudios en el Italiano y deciden que harán de allí en más-
Así que así estamos con San... llorando la noticia, tristes porque pareciera que todo lo malo que pasa, nos sigue pasando a nosotros. Y la verdad, por mas positiva que quiera ser, esto nos toma por sorpresa. Pensamos que en dos meses estaríamos riéndonos de esto y ahora estamos pensando en una operación nuevamente... y todo por mala praxis... no tengo fuerzas hoy para nada mas que seguir acostada, deseando que esto no siga empeorando.
A todos los que quiero, les pido que nos acompañen, que piensen positivamente en nosotros y que nos sostengan. Igual.. y ya lo dije en posts pasados.. nada se compara al dolor de la perdida de mi hija.. esto de hoy es una piedra más en el camino que jamás dejaré de transitar.

lunes, 8 de febrero de 2010

Prestemos atención a las señales

La mayoría de los días no afecta el curso de nuestras vidas, avanzamos creyendo que sabemos hacia donde vamos sin pensar realmente si ese camino es el correcto o solo es el que nos marcaron. Hasta que un día, si tenemos suerte, la vida nos presenta una prueba, una señal o un obstáculo que nos exige detenernos, al menos, un instante y entonces capaz nos desviarnos de ese camino trazado mentalmente. El tema es que hacemos con esto que se nos presenta, como decidimos vivirlo. Esa es nuestra oportunidad para hacernos cargo de nuestra vida y volver a elegir que queremos ser, donde queremos llegar y como queremos vivir lo que nos queda de vida. Uno nunca sabe si le queda un día, meses o años. Lo importante es que entendamos que estamos acá y que debemos vivirlo lo mejor posible, porque no sabemos cuando es nuestro momento de partir y algún día por mas esfuerzo que pongamos, llegará. (no se asusten, esto es así). Y al pensar en eso, no podemos equivocarnos.
Resignificar el presente puede llevarnos a lugares desconocidos, sentimientos jamás experimentados y a enriquecernos como seres humanos libres. La elección está. Solo tenemos que torcer la rueda del camino para poder ser más auténticos con el modo en que decidamos vivir de ahí en más.
Y quizá la vida nos sorprenda con afectos nuevos, con proyectos distintos, con desafíos que tendrán que ver con superar nuestros propios miedos, falencias y temores. No tengamos miedo, abracemos la incertidumbre y los afectos, lo que viene siempre será mejor de lo que pasó,
Hoy un amigo me preguntaba por mi carrera .. Si había cambiado desde que Isabella falleció, y le llamó la atención la palabra "carrera" (nada mas acertado). Que es lo que queremos ganar? mas plata? mas poder? mas prestigio? no te voy a decir que no es así, pero hoy no corro tras de nada. Solo quiero vivir y volver a ser feliz.

La rueda de la vida

Es bueno saber que la solidaridad y la bondad no pasan por dar alimento o correr una maratón. La ayuda que uno pueda brindar puede ser dada de mil maneras. Esta es la manera en que hoy, yo decidí ayudar. (Y la única que puedo físicamente). Me pone contenta saber, que cada uno de los que leen este blog pueden reenviarlo, leerlo y sentirse identificados, practicar la empatía y pueden por sobre todas las cosas, aliviar un corazón herido. Todas aquellas Mamas y Papas que hoy sufren, encontrarán en este blog un camino de esperanza.
En el inicio, yo estaba como ustedes, llena de tristeza y amargura. Hoy, y no hace mucho que pasé por lo que ustedes están pasando, decidí apostar a la vida, a crecer como persona y a transmitir mi mensaje. También creo que compartiendo lo que sentimos el dolor disminuye. Cada comentario que ustedes dejan, cada palabras que ustedes se llevan que los hace sentir mejor, gratifica mi corazón y disminuye mi tristeza El solo hecho de ayudar a una persona va llenando el vacío que dejo Isabella al partir. Hoy quiero llenar este vacío que tengo tratando de ayudar a través de las palabras.
Ayer vi. una película y me quedo sonando mucho una frase que es mi guía hoy. Quisiera compartirla con ustedes, hagámosla rodar para que siga aliviando aquellas penas que día a día nos van acompañar.
..."Agradezco a los Dioses cualesquiera que sean, por mi alma inconquistable. Soy el maestro de mi destino. Soy el capitán de mi alma"... William Ernest Henley

domingo, 7 de febrero de 2010

La sabiduria nace tambien del dolor

Nunca pensé que se necesitara una gran crisis para poder aprender cosas que deberían ser tan básicas como la solidaridad y la empatía. Ahora se que desde el dolor se aprende, a un costo muy alto, uno empieza a cuestionar sus propios valores, sus creencias, su fortaleza.
La muerte me ha hecho darme cuenta de lo importante que es elegir. Y en medio de la pena y la tristeza uno se encuentra rodeado de interrogantes, pero también ahí mismo, están las respuestas.
Quienes somos? cual es el sentido de la vida? porque estoy acá viviendo este dolor? quien quiero ser?.
Al comienzo del duelo, cuando uno está sumido en la noticia de la pérdida y en lo único que piensa es en como salir, como sobrevivir a ese dolor sin morir con el, como superarlo, no pensamos que esa misma pena es la que nos hará renacer como seres diferentes.
No hay recetas mágicas ni pasos en el proceso que te indiquen como sufrir menos. No voy a mentirte, el dolor desgarra el corazón, nos puede llenar de bronca, de odios de culpas. De sentimientos negativos que solo sirven en esa primera etapa de desesperación donde el futuro se nos muestra incierto y hasta oscuro.
No lloraremos para siempre… lloraremos un tiempo hasta que no podamos llorar mas, y pensaremos mucho, extrañaremos e incluso nos abrazaremos a las cosas que la persona dejó al morir. Luego aceptaremos el doloroso hecho que ya no esta y nuestra compañera constante será la pena. El dolor buscará un camino de descarga. Este es el momento de pensar que somos seres humanos que sobrevivimos pero también que nos volvimos mas sabios. De todas las experiencias se aprende, y de estas, uno se enriquece aún más. Porque comienza a encontrar todas esas respuestas a las preguntas que nos habíamos hecho en medio del caos. Y cuando pasa un tiempo considerable (que es propio y personal) uno empieza a dejar ese egoísmo de lado y pensar en el dolor que nos causa a nosotros esa muerte para mirar más allá de nosotros mismos. Y ahí es donde nace la solidaridad y la sabiduría.
No será que la persona que se fue nos dejo una enseñanza o nos muestra un camino? Pensémoslo, solo cuando podamos aceptarlo.

viernes, 5 de febrero de 2010

Desde el abismo al cielo.. ese es el camino

Desde mi ventana puedo ver mis plantas, los pájarons volar y los obreros de construcciones vecinas. Hoy mas que nunca quisiera caminar!!!! A pesar de estar en reposo absoluto, los minutos pasan volando. Entre enfermeras, medicos, kinesiólogos, visitas, trabajo...
En otra oportunidad me hubiese planteado que lo peor que me podia pasar fuera quedar inmóvil, dependiendo de los demás para todo.
Hoy, y después de pasar lo peor que le puede pasar a un ser humano, que es perder un hijo, pienso en esta instancia no con desesperación. Sino como la única salida para enfrentarme con mis propios miedos y elaborar mi duelo en soledad. Mirarme a mi misma como en un espejo y volver a reconocerme.
Pensemos que las experiencias que vivimos tienen un sentido además del amargo, capaz un sabor agridulce. Ahí es donde tenemos que buscar el aprendizaje. Siempre hay una moraleja detrás de todas las situaciones que tengamos que vivir.
No soy creyente, pero no me queda otra que pensar que si no existe un Dios, existe un universo complejísimo. Hay un cosmos y en ese cosmos hay Karma sisi.. o llamalo como quieras. Basta con mirar la naturaleza para darse cuenta que no estamos en este mundo arrojados (como decía Sartre) aunque en algo tenia razón, solo nosotros somos responsables por nosotros mismos. Entonces, por mas difícil que sea la situación, por mas dolor que tengas en el alma, vos sos el único responsable de salir adelante, de trabajar para conseguir estar bien y superar las dificultades. No tengamos miedo de lo que pueda surgir en ese viaje de introspección, siempre nos llevará a un crecimiento y como suelo decir:" nada, pero nada, de lo que pueda pasarme de acá en mas va a ser peor de lo que ya paso". Miremos esto con optimismo... no se puede cambiar lo que paso, pero si se puede cambiar el modo en que queremos vivirlo. Superarlo depende de vos!

jueves, 4 de febrero de 2010

Cual es mi misión en esta vida?

Hoy una persona muy sabia me dijo que nuestras almas tienen misiones en la vida. En nuestra vida física. Y que cada uno de nosotros debe cumplir esas misiones para que el alma pueda superarse. Pero llega también un punto que las almas después de estar en muchos cuerpos y superar esas misiones, llegan a un estado de superación máxima. Culminan, se elevan para nunca mas reencarnar.
La cuestión es que la misión que tiene cada uno en la vida justo tiene que ver con las falencias que también uno posee. En medio de una crisis existencial y religiosa, en donde la fé no es una palabra que quiera nombrar, parece, que mi misión en esta vida es convertirme en un ser espiritual. Y me quede pensando mucho en lo que me dijo de las misiones porque ya yo creía que esto era así.
Y lo que era inevitable era la pregunta... cual era la misión de mi hija en esta vida? y me dijo que los bebes que no llegan a nacer son bebes que han superado todas las misiones en sus diferentes vidas, y que el tiempito que tuvo en mi panza o en cualquier otra panza de otra Mamá que hoy sufre, fue el tiempo que necesitó para ascender a lo mas alto, al cielo, cerca de Dios. Esa almita no vuelve a reencarnar.
Me dijo también que mi beba, Isabella, no es un ángel, sino mi guia, que ella me ayudará a brindarme , a enseñar a través de este dolor, a superar el dolor de otros que sufren. Que ella me acercará a este camino de superación espiritual que parezco estar destinada.
No se si será verdad todo lo que me dijo, solo se que desde que Isabella se fue, siento necesidad de ayudar, que mi corazón solo se siente tranquilo cuando acompaño en el dolor, cuando puedo ser útil en situaciones de tristeza. Todo mi esquema de valores tambaleó. Me planteo que será de mi vida mañana, que querré hacer o donde querré ir... solo se que quiero ayudar, no me importa nada mas.
Busquemos cual es nuestra mision en esta vida para poder superarnos espiritualmente.

miércoles, 3 de febrero de 2010

Encontrar el sentido

Hoy me escribió mi amiga Paulita desde París. Me dijo que llego bien, la note feliz. Me pone contenta que pueda disfrutar de estos placeres que da la vida, viajar, amar, compartir. Y leía su mail en donde me contaba que desde el departamento podía ver la torre Eiffel. Yo también la vi. A través de ella y de todas aquellas personas que nos quieren y nos acompañan podemos ver el mundo con otros ojos. No importa cuan pesimistas seamos o cuan cacheteados por la vida estemos. Dejemos teñir nuestro mundo por corazones nobles, carentes de maldad, amistades incondicionales y gente que nos mime. Aprendamos a decir "te quiero" sin sentir vergüenza.
Mi experiencia es que sin todos los que hoy me rodean y me acompañan no podría haber salido adelante. Cada uno desde su lugar, con un mail, con su presencia, con una torta, con un silencio hacen que el "solo por hoy" se transforme en ayer. Tengo la dicha de rescatar lo bueno de todas estas experiencias terribles que me están sucediendo, reaccionar y salir fortalecida.
Me alegra también poder mirar para atrás y darme cuenta que todos estos años en donde sembré amor, hoy cosecho amistad. En otros casos, nuevas personas brindando su apoyo ,están sembrando amor conmigo que mañana sin duda se transformará en amistad
Hoy me dejo llevar por la vida, creo que en el fondo y después de tanto sufrimiento, tiene que haber algo lindo esperándonos después. No hay mal que dure cien años y siempre que llovió paró... la lección que me enseño la vida es que Dios nos da una cruz solo a aquellos que podemos cargarla... para algunos sera mas pesada que para otros... y al final del camino, cuando ya no tengamos que cargarla mas.. habremos pensado, perdonado, llorado, sufrido y anhelado tanto que las cosas simples de la vida nos llenaran el corazón, justo en el lugar donde estaba vació.

Dolor físico vs Dolor en el corazón

Estoy en cama, después del accidente que me exige quedarme por dos meses en posición horizontal, me pregunto si no será que la vida en esta oportunidad me obliga a parar el motor interno que siempre me funciona a mil por horas. Cualquiera pensaría que esto es una fatalidad, y no es nada comparado con el dolor y la pena que me acompañan a cada instante.
No voy a mentir, me duele todo el cuerpo, vivo con calmantes y lo único que me conecta al mundo es la ventana de mi cuarto y esta pc de viaje.
Y las horas pasan como si fueran minutos. y yo que siempre fui tan independiente, sin ataduras y queriendo volar a cualquier parte, ahora siento que mis piernas están atadas a las patas de mi cama. Que irónico, piernas, patas... humanos y animales las necesitamos para avanzar... estaré retrocediendo? o será que este es el tiempo que necesito realmente para seguir llorando, para recuperarme, para decirle adiós a mi beba y dejarla ir al menos desde este lugar. Como se hace para sanar un corazón roto? si necesito dos meses para que mis fracturas suelden.. cuanto voy a necesitar para volver a ser feliz? a no sentir que cada vez que pienso en la edad que tendría Bella se me estruje el corazón y duelan los brazos por no poder alzarla. Está el espacio que dejé para su moisés junto a mi cama. Ahora en ese mismo lugar puse una bandeja, llena de calmantes y remedios y cosas materiales que necesito para pasar estas horas de dolor y no renunciar a esta lucha. Créanme,que a pesar de estar quebrada inmóvil, duele mas el corazón que el cuerpo.

domingo, 31 de enero de 2010

Mis 35 años, 1000 penas y una esperanza

Acá me encuentro a punto de cumplir 35, muy lejos del lugar donde quisiera estar o donde soné que estaría. Quizá todas estas dificultades que tuve que enfrentar me están preparando para algo mas grande, mas fuerte y mas poderoso que lo que jamas podría haber imaginado.
Es difícil pensar que la vida pueda sorprenderme con algo mas difícil que lo que estoy pasando. Pero continuo alerta. A la vuelta de la esquina uno siempre puede encontrar un "gran amor" o "un gran dolor". La diferencia siempre reside en como enfrentamos ambas cosas. Capitalizar y aprender de la experiencia nos ayudará a des dramatizar la vida, a encontrarle un sentido a las situaciones mas oscuras y a mirar hacia adelante mas allá del dolor y la tristeza.
No puedo darte recetas para recuperar la paz interior, todavía la busco y creo que solo la lograré cuando pueda dejar de preguntarme : "porque a mi?"
Entonces... casi en la mitad de mi vida... cuando pensé que ya lo tendría todo... y seriamos tres... me doy cuenta que seguimos siendo dos, que no hay nada ni nadie que pueda cambiarlo. Que a pensar de haber sentido hasta último momento a mi hija, hoy ella no está. Y en vez de llorarla el día de mañana, voy a imaginarme que esta conmigo, que la estoy abrazando y que somos felices.

miércoles, 20 de enero de 2010

Carta de una hija que esta en el cielo a su Mama que esta en la tierra

Te escribo para decirte que estoy bien, plena, me saqué el disfraz de persona, ahora soy Luz, como un pequeño solcito. No necesito cuerpo para sentirte, veo desde mi corazón; ya no me hacen falta las palabras, ahora veo el inmenso amor que hay en ti y en todos los seres. Estoy fuera del tiempo, no mido si mi tiempo contigo fue corto o largo, para mí fue precioso, mi paso por la vida fue tal como debió ser, vine a aprender y a hacer aprender a los demás. Y tú Mamá ¿qué has aprendido después de todo esto? Cuando me fui todo te pareció oscuro, pero yo me encargué que mi amor fuera la Luz que iluminara tu corazón para siempre. Ahora vas a comenzar a ver que eres muy fuerte, pues tienes mucho que aportar allá en tu vida; hay almas que te aman y te necesitan, tú estás llena de amor para dar. El mejor regalo para mí es que no te escondas y “desperdicies” tu vida, llorando, lamentándote porque yo no estoy. Yo no quiero volver, estoy llena de paz. Yo no necesito que te vistas de oscuro, ni que andes triste. Y si lo estás, es que sólo piensas en “tu pena” o “en tu dolor”, pues acá donde estoy solo existe alegría y amor.Cada mañana piensa: “El mundo me necesita, voy a dar testimonio HOY del amor que siento por mi hija, seré valiente y trataré de seguir adelante dando toda la Luz que pueda”.

Tu vida tiene un sentido, tu dolor enorme sé que se va a transformar lentamente en un verdadero milagro. La oruga no nació para ser oruga y quedarse llorando el dolor escondido en un capullo, la oruga se entrega al amor de cuerpo y alma , y ese DIOS que es todo amor, hace que ese ser que se arrastraba pesado y cabizbajo pueda volar liviano y descubrir la belleza de la vida. Sé que no existirá un día en que yo no te haga falta, que me recordarás a cada rato, que las fechas te van a costar. Pero yo te quiero VIVA ¡Respira, siente, conversa, entrega amor, ríete, vuelve a ser niña! Que mi partida no te llene la vida y te transformes en una sombra de lo que fuiste cuando estábamos juntas. Tú estás en el Mundo, tienes una misión que cumplir y nunca lo olvides eres única e irrepetible.

Si tienes pena siéntela, pero cuando se te acaben las lágrimas y estés más tranquila escribe los pasos que te trazarás para salir adelante, así yo me quedo más tranquila. Cerca de ti pondré personas que te puedan ayudar, pero manifiesta la intención “YO QUIERO SANARME” y da pequeños pasitos siempre avanzando. Yo no quiero un círculo de muerte – pena – culpa – rabia, para ti, eso sería como vivir un infierno y yo TE AMO y mi amor significa que quiero que vuelvas a encontrar sentido, belleza, e incluso alegría en tu vida. Yo estuve en tu vientre, conozco todas tus intenciones, sentimientos, veo las emociones que expresas, las que guardas, todo lo veo y te veo a ti tan plena, como cuando estábamos juntas. Yo sigo junto a ti, soy energía pura, amor, estoy en una dimensión diferente, morí a un cuerpo pero existo, sé que me sientes aunque no me puedas ver. Ese lazo es eterno, estaré ahí cada vez que me recuerdes, siempre seré tu hija amada.

Mamá: Prométeme que por el inmenso amor que tú sientes serás buena contigo y te darás una oportunidad. Yo necesito que saques lo positivo de todo esto, que le encuentres un sentido, que te permitas volver a ponerte en movimiento, hay mucha gente que te necesita, la VIDA te necesita.

No busques más respuestas, no le des más vueltas, descansa un poquito. ¿Por qué no hablar de mi vida en vez de mi muerte? ¿Por qué no entregarte y volver a confiar en el amor en vez de seguirte resistiendo a creer? Mira a mis hermanos, ellos también se merecen una oportunidad para amar, para vivir. A ti te duele esto, a ellos también y a millones de seres humanos les duele el alma, porque el dolor es la mejor escuela, la que cala más hondo y TRANSFORMA. De ti depende estar cada día más luminosa o querer simplemente “sobrevivir”.No evadas este mensaje; todos los días, meses, años, avanza; no hagas que me sienta culpable por mi partida, yo no la busqué, era mi minuto, piensa en mí, estoy plena, en la Tierra jamás podría haber experimentado algo semejante; piensa en ti y en todo ese amor gigantesco que diriges hacia mí. ¿Qué pasaría si cambias el foco y comienzas a compartir ese amor?Ilumina a los demás, llénalos de amor, abraza, besa, comparte y ríe tal como lo harías conmigo; sólo viviendo me traerás a tu vida como el ser pleno, alegre, radiante y lleno de paz que ahora soy.

Te mando todo mi amor para siempre.Tu hija, La Mane”.

Macarena Garrido
( Chile)

martes, 12 de enero de 2010

Celebrar la vida

Celebrar la vida a pesar de todo, valorando las pequeñas cosas cotidianas. Refugiarse en los afectos, sentir con el alma. Darle sentido a nuestra existencia para poder subsistir.
Encontremos aquellos placeres que nos acerquen a la felicidad y disfrutemos sin culpas el seguir vivos. Nuestro camino es este, transitemoslo con dignidad.
Transformemos esta experiencia de tal modo que nos enriquezca. No podemos cambiar lo que pasó, ni volver el tiempo atrás.
Aferremonos a la vida porque todavía nuestro momento no llegó. Acortar el camino no es la respuesta. Quizá la lección mas importante que tengamos que aprender es a vivir el día a día sin planificar el mañana.
Lloremos, sin olvidar que también podemos soñar. Solo depende de nosotros.

Hoy

Miro tu cuarto con nostalgia, a veces, te fantaseo durmiendo... Cuanto quisiera tenerte de este lado de la vida!! Me siento a escribir donde soñé tanto tiempo que te haría dormir. Puse el sillón que mas me gusta y contemplo la nada. A veces canto una canción en silencio que había elegido para vos. Es tanto lo que te llevaste al irte que no hay nada que pueda compararse.
Volveré alguna vez a ser feliz? Podré algún día volver a verte? Podremos darte un hermanito?
La vida esta llena de interrogantes sin responder. Sin embargo, me conformo con saber que estás, que te conocí, que cumplí el sueño de ser mama al menos unos instantes...
Quiero creer que la vida me dará revancha, que todo este sufrimiento no puede ser en vano.
Busco en mi corazón , el recuerdo de tu imagen. Estas ahí, como si jamás te hubieses ido.

International Babylost Mothers Day- INCREIBLE